/*
*/


Durante el siglo XVI, el médico y alquimista Heinrich Cornelius Agrippa von Nettesheim, realizó un escrito muy digno de ser leído por los amantes de las ciencias ocultas y la hechicería, titulado “De Occulti Philosophia”.

Agrippa, que era un apasionado por el mundo que le rodeaba y la naturaleza, comenzó a estudiar algunas publicaciones que la iglesia católica no aprobaba de ningún modo, pues iban en contra de la voluntad de su señor.

En dichos textos, Agrippa halló algunas explicaciones que le ayudaban a despejar muchas de sus innumerables dudas sobre el mundo “oculto”. Pues estaba seguro que en toda la naturaleza hay un equilibrio de fuerzas y energías que no somos capaces de ver, pero sí que podríamos intuirlas con trabajo y dedicación. Según el, los seguidores de las enseñanzas de Pitágoras, ya trabajaban con estas teorías desde hace siglos, pero a causa de las “enseñanzas” y censuras de la iglesia, estos conocimientos nunca debían llegar a manos del pueblo, pues podrían inducirles a tener ideas propias sobre la creación, y poner en tela de juicio a la veracidad de dicha institución eclesiástica.

El “De Occulti Philosophia” expresa la belleza de la verdadera naturaleza de nuestro mundo, dentro de su complejidad y armonía. Donde el ser humano es uno de los ejes que sustentan la conexión de las diversas esferas que convergen e interactúan con nuestro mundo. Según comentaba el propio Agrippa, “sería absurdo que cualquier planta o árbol participen de un destino más noble y elevado que los astros y los elementos, creadores naturales de aquellos…”. Como vemos, en el siglo XVI, ya distinguían la esfera superior de la esfera terrestre como un terreno anexo, pero unido a nuestro plano como la creación de un todo a partir de una posible bipartición de energías.

Aventurándose incluso a afirmar, que el antiguo testamento es un texto de base mística y que desde siempre ha sido interpretada de forma errónea, incluyendo el origen del hermetismo y de la Cábala.

Según sus palabras, la magia existe desde el principio de los tiempos, siendo la fuerza de los elementos, sus orígenes, y  es la síntesis máxima del conocimiento al que puede llegar a conocer el hombre, pues su punto de apoyo principal es la propia naturaleza, la gran revelación del espíritu interior, y sobretodo, las interesantes interpretaciones de la simbología y la escritura esotérica.

A partir de sus estudios, el propio Agrippa definiría que el universo está separado en tres esferas o mundos.

En la primera esfera englobaríamos nuestro propio mundo, donde todo es físico y tiene una forma bien definida a ojos de los seres humanos y demás seres que lo habitan.

En la segunda esfera, encontraríamos el mundo astral o celeste, donde se englobarían las estrellas y los tránsitos que realiza nuestro espíritu al elevarse del mundo físico e interactuar con otros entes de la esfera astral. En este plano englobaríamos los viajes astrales.

Por último, tendríamos la esfera o mundo de lo inteligible y lo divino, donde se englobarían los dos primeros y está regido por lo que conocemos por entes superiores o Dioses, de los cuales utilizando los conjuros, hechizos y pronunciaciones adecuadas, conseguiríamos resultados favorables para nuestros propósitos. Es en esta parte donde entraría en juego lo que actualmente conocemos como meditación profunda y la alta magia.
 
Diagrama de las esferas descritas por Agrippa.
 
 

Y el centro de todo este conglomerado de energías, lo definió como el “anima mundi”, el alma del mundo que engloba  el fuego que mueve todos los flujos de energía, y que es la base de todas las clases y tipos de magia existente en nuestra esfera.

Uno de los escritos que más me gustaron de este estudioso de la magia y de la alquimia, es el que dice que “el hombre posee, y que también ignora este hecho, una peculiar capacidad de activar algunos aspectos de esa ánima mediante “caracteres, figuras y cosas análogas” que, como ayuda  a los apetitos de su alma, pueden constituir puntos de fuerza y energía de acción sobre el propio anima mundi.

En el alma del propio hombre, hay cierta virtud de transformar y ligar los acontecimientos a los propios deseos. Todo el universo puede obedecerle, en la medida en que se sepa canalizar esa energía, a través  de una fuerte pasión bien dirigida; hasta tal punto, que llegará a maravillar a quienes afecte a través de esa gran fuerza cósmica. La raíz de semejante poder, se halla en un propio afecto vehemente del alma humana.”

Incluso en los talleres de los alquimistas de la edad media, ya se especulaba sobre estas teorías que tanto aterrorizaban a la iglesia católica; pues si se descubría que el hombre puede estar en contacto directo con sus Dioses, ¿Para que servirían los sacerdotes?

Con este escrito únicamente quiero hacer llegar el conocimiento de que siglos atrás, las gentes ya buscaban sus propias fuentes de información para conocer mejor el mundo, o mejor dicho, mundos que les rodeaba sin basarse en escritos influenciados por la teología de la época.

La meditación es una gran herramienta para conocer de forma profunda a nuestro YO interior, y estar en contacto con nuestros Dioses y energías esenciales.

Espero que os sea algún día de ayuda.

Bendiciones )O(


En la publicación anterior, os contamos como crear un compuesto a base de piretrina extraída de las flores de Crisantemo, y usarla como ahuyentador de avispas y abejas.

En esta nueva publicación queremos tratar un tema similar, enfocado a hormigas y cucarachas.
 
 
Fuente: www.rainforestradio.com
 

No sé si sabréis que las cucarachas, además de transmitir más de 30 enfermedades, son las responsables de los problemas respiratorios de las personas más delicadas de la casa, en este caso niños y personas de avanzada edad.
Fuente: www.foros.vogue.es
 
Por otro lado, las hormigas no transmiten (al menos que se conozca) enfermedades de forma directa, pero sí podrían transmitirlas a partir de los restos de animales y alimentos que van transportando hasta el hormiguero. Los cuerpos en descomposición son el “plato” preferido de las hormigas, y esto podría acarrear muchos problemas, pues cuando un animal muere, sus tejidos, órganos y músculos se ven descomponiendo mediante la creación de diversas bacterias que son altamente nocivas para nuestro organismo, al igual que los restos de comida y fruta, los mohos producidos pueden causar importantes enfermedades pulmonares, y para evitar estas enfermedades, lo que debemos hacer es tener siempre los alimentos bien conservados en sus envases, o en el refrigerador; y si necesitamos tirar a la basura restos de comida, lo haremos de manera que nos deshagamos de ella lo antes posible. Lo mas recomendable es sacar la basura (si producimos muchos desechos orgánicos) un mínimo de dos veces al día. De este modo, evitaremos que cucarachas y hormigas monten un festín a costa de nuestros deshechos.

Si por alguna razón, tuviéramos en casa una infestación de cucarachas o de hormigas, lo más sano para nuestra salud y la de los que nos rodean, es utilizar un insecticida que no afecte de manera agresiva a nuestro organismo, cosa harto complicada con los productos que podemos adquirir en cualquier establecimiento o grandes almacenes.

Existe un compuesto químico que se haya en algunos tipos de especias, que sirve para paralizar las glándulas encargadas de segregar la adrenalina del cuerpo de las hormigas y cucarachas, pero que es inocuo para los seres humanos y nuestras mascotas (a no ser que nos pasemos con las dosis utilizadas, entonces sí que podrían causarnos algún que otro percance). Este compuesto se conoce como “Eugenol”, y se encuentra en las especias del clavo, la nuez moscada y la canela.

Para crear un insecticida a base de Eugenol, necesitaremos:

2. cucharadas pequeñas de nuez moscada

2. cucharadas pequeñas de canela

2. cucharadas soperas de clavo

1. mortero

3. tazas de agua

1. filtro de papel (los de cafetera son perfectos)

1. botella con aplicador en spray

 

La elaboración de este compuesto es muy sencilla; en primer lugar mezclaremos todas las especias en el mortero y las iremos moliendo hasta obtener un polvo de color homogéneo. Mientras, pondremos el agua en un recipiente al fuego hasta llegar a hervir.

En el momento que el agua esté hirviendo, introduciremos la mezcla de las especias, previamente molidas, y dejaremos que hiervan durante cinco minutos.

Una vez hecho esto, dejaremos enfriar y filtraremos la solución para tenerla lista en la botella con boquilla en spray.

Del mismo modo que con las avispas, este compuesto actúa de forma casi inmediata y es muy sencillo de utilizar. Simplemente deberemos aplicarlo directamente sobre los insectos y esperar a que haga efecto.

Una vez acabado, procederemos a eliminar los restos de hormigas y cucarachas que hayan quedado, evitando así la aparición de más animales en nuestro hogar.

Un pequeño consejo:

Si vemos que el compuesto no hace el efecto esperado sobre los insectos, añadiremos una cucharadita de jabón lavavajillas, pues hay especies que al igual que las avispas, crean un capa de cera parecida a la keratina, que impide que muchos químicos puedan atravesar la coraza del exoesqueleto del animal.
 
)O(

 


Cuando el calor y el buen tiempo de la primavera comienza a hacer acto de presencia, también lo hacen la gran mayoría de los insectos voladores.
 
Fuente: www.fotonatura.org

 
A lo largo del año podemos ver como las avispas y abejas vuelan por los campos cercanos a nuestras poblaciones, pero es en la época estival cuando estos pequeños animales están más activos y pueden ocasionarnos muchas molestias, incluso graves problemas si somos alérgicos a su picadura.


Fuente: www.extraoficial.com

 
En esta ocasión os cuento podemos fabricar un producto para evitar que tanto abejas, como avispas, aniden en nuestras casas, jardines y terrazas. Y si tenemos niños y mascotas, les evitaremos que estos insectos les piquen, sin tener que respirar gases y líquidos nocivos, que muchas veces empeoran más la situación en vez de mejorarla.

Es importante tener en cuenta que si una abeja o avispa nos pica en defensa de su nido, liberará unas feromonas que alertará al resto del enjambre y se nos echará encima. Jamás intentaremos romper un panal o un nido sin extremar todas las precauciones posibles.

El repelente que os propongo es muy sencillo de hacer, pues está compuesto básicamente por elementos naturales.

Necesitaremos:

2. cucharadas pequeñas de pimienta de Cayena

2. tazas de agua

12. flores de Crisantemo

1. rodillo de cocina

1. botella con difusor de spray

 
Lo primero que tenemos que hacer es verter el agua en un recipiente y ponerla al fuego, juntamente con las dos cucharadas de la pimienta de Cayena y dejaremos de hierva durante algunos minutos.

Mientras, cogeremos los crisantemos y les cortaremos los tallos a ras de la flor.

Utilizando el rodillo, iremos aplastando una a una las flores de crisantemo; de este modo extraeremos el aceite que contienen en los pétalos y los estambres. Este aceite lo almacenaremos en un recipiente aparte por el momento.

Cuando el agua lleve hirviendo varios minutos, retiraremos el recipiente del fuego y colaremos mediante un filtro de papel, los restos de la cayena, obteniendo de este modo una infusión de pimienta que deberemos añadir al aceite extraído de los crisantemos. Este compuesto se conoce como “Piretrina”.

Si notamos que la mezcla ha quedado demasiado densa, añadiremos un poco de agua hasta que tenga un aspecto más fluido y lo introduciremos en la botella.

Por si os lo preguntáis, la mezcla ha de ser fluida para no obstruir la boquilla del spray, pues de no ser así, la botella no nos serviría de nada.

Ahora, ya podemos comenzar a rociar las zonas más propicias que podrían utilizar estos insectos para construir sus nidos.

Debo recordaros que este líquido es inocuo para nuestro sistema respiratorio y el de nuestras mascotas, aunque si por algún casual cayera en nuestros ojos, deberemos lavarnos con abundante agua, pues la infusión creada con la pimienta de cayena hace un efecto similar al gas pimienta, lo cual únicamente nos produciría un pequeño escozor, ¡pero para las avispas y abejas es algo insoportable!

Ahora bien, si dichos animales ya han construido sus nidos en nuestra terraza o jardín, este compuesto lo único que hará será desorientarlas, y posiblemente enfurecerlas.

Esto se debe a que su exoesqueleto está recubierto por una cera natural que les protege de diversas sustancias externas que podrían dañarlas gravemente. A causa de esta cera, nuestro compuesto no penetra en su organismo y no les afecta como debería.

Para poder penetrar en dicho exoesqueleto, al compuesto añadiremos un par de cucharadas pequeñas de jabón lavavajillas; de este modo romperemos la barrera química de la avispa, y la piretrina que habremos preparado, afectará a todo su organismo en menos de 1 minuto.

Los insectos que haya morirán de forma rápida, y evitaremos que otros puedan venir a anidar de nuevo.

Y por cierto, una vez vacío, el nido deberá ser eliminado.
 
)O(

 

 

 

La hora Bruja. Con la tecnología de Blogger.

Feliz encuentro...

Feliz encuentro...

Noticias y eventos

_En pocas semanas se colgaran en el blog de la hora bruja algunas recetas para ahuyentar insectos y animales que podrían suponer un problema para nuestro hogar, nuestra familia y nuestras mascotas durante los meses de Verano.

Para más informacion: lagranhorabruja@gmail.com

Entradas populares

Últimas entradas

Últimos comentarios

Miembros del Akelarre

Opiniones

El mundo

Páginas vistas en total